Busca a Jeanne, en Trieste y Londres (Anne-Marie Miéville, 2002)

Jeanne_1

Al principio, claro, fue una novela.

Que una adecuación inspirada supo transformar en cine de una excepcional singularidad.

No nos vino a la cabeza el recuerdo de haber podido leer comentarios, apreciaciones o análisis a propósito de esta obra. Era sin duda que podía pasar sin comentario, que no lo necesitaba.

No porque estuviera como encerrada en una torre inaccesible, sino porque por el contrario estaba expuesta como el corazón de una diana. Se trataba de una búsqueda que constituía ella misma el encuentro.

Al contrario que en Trois ponts sur la rivière, donde la búsqueda llevaba a una relativa decepción vivida como apacible fatalidad, seguramente dando cuenta además de un sufrimiento, aquí queda claro desde el principio que el objeto codiciado en realidad no se va a encontrar.

Es la búsqueda misma, que prodiga sus encuentros, lo que constituye la existencia.

Incluso si es persiguiendo a alguien que ya no es a quien uno se parece dirigir.

Y que ese alguien haya dejado huellas o no por la escritura no tiene importancia.

Lo esencial es lo que se ve.

Jeanne_2

Se ven libros, personajes en torno a esos libros: leyéndolos, hojeándolos, intercambiándolos, buscándolos. Se ven recorridos, desplazamientos. Soledades pobladas por el objeto de esa búsqueda que se convierte en el tema [sujet] en la medida en que permite a su protagonista encajar en su función de sujeto.

En medio del fragor del mundo, ese recorrido se da con calma, suavidad y firmeza, sobre la piedra de las ciudades o sobre el mar con su cielo, sobre el cuerpo y el rostro de una de una mujer atenta.

Se ve el sol, la lluvia, el frío y el calor, elementos importantes aprehendidos a la manera de una primera vez.

La luz es delicada, humildemente suntuosa en sus precisos encuadres. La actriz que presta su persona al hilo conductor lo hace con medida y justeza.

Graciosa, mirada como nunca antes, con amor y respeto.

Jeanne_3

(Anne-Marie Miéville, Images en parole, Tours, Ed. Farrago, 2002)

Traducción: Manuel Asín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: