Quelle place (le cinéma) ? (Jean-Pierre Rehm, revue Vertigo, noviembre 2014)

vertigo#47_portada

La revista francesa Vertigo. Revue de cinéma presta atención, en su número 47 (a la venta el 21 de noviembre), a la relación entre cine y política. En él se publicará un largo ensayo sobre Dos metros de esta tierra (Two Meters of This Land) escrito por Jean-Pierre Rehm (director artístico del FIDMarseille) y titulado Quelle place (le cinéma) ? — notes sur Deux mètres de cette terre (Two Meters of This Land, 2012) d’Ahmed Natche. A continuación traducimos un fragmento donde se analiza la primera secuencia de esta película que Intermedio ha distribuido en salas españolas.

Fotografías en blanco y negro, en su mayoría de niños o adolescentes palestinos; muchachos y muchachas posando ante la cámara con uniformes militares, armados de kalachnikov, de pie, con una rama de olivo en la mano; claros emblemas de la juventud partisana alistada por la causa. Mientras, en off, se escucha un diálogo entre un hombre y una mujer. Más que ofrecer un comentario, estas dos voces conversan al tiempo que miran juntos las imágenes […]. Un hombre y una mujer —un palestino y una francesa— que hablan en Inglés, lengua extranjera para ambos, cruzando y compartiendo sus puntos de vista en un diálogo acerca de las imágenes de jóvenes tomadas cuarenta años atrás. Situada antes del título y los títulos de crédito —génesis, de este modo, anterior a los créditos en una película que tiene como marco un festival de música— esta obertura debe ser entendida en su sentido musical, operístico, como una declaración de “temas” —aquí fílmicos— por venir. ¿Qué es lo que esta ofrece? Ver: imágenes del pasado; escuchar: las voces del presente. El pasado es visible, incluso llena toda la pantalla, pero mudo; el presente es invisible, pero audible, puntuado por sugerencias y los silencios. Por otro lado, las imágenes (el pasado) presenta a niños, mientras que el sonido (el presente) sugiere una pareja de adultos. El sonido trata de entender (de hacer hablar) las imágenes, como unos padres intentarían, indecisos, captar el lenguaje inarticulado de sus hijos. Se entenderá, aunque la reversión no deja de ser sorprendente, que el presente no es vástago del pasado; al contrario, se encuentra en la posición de padre, o, por lo menos, de responsabilidad paterna. Por otro lado, si esta reversión puede parecer incongruente, la voz masculina (Raouf) lo precisa: “Creo que [Arafat] jugaba el papel de padre para los refugiados palestinos”. Padre del pueblo palestino, la fórmula es conocida, pero también padre —metáfora al cuadrado— de estos niños, que ven al líder de dos maneras: aclamado en medio del grupo o abrazándoles. Consideremos el alcance de esta formulación —jugar el papel de padre— en la ida y vuelta entre ficción y documental que va a proseguir en la película. En este juego de roles, por tanto, habrá que inventar un ahora […] a través de otras filiaciones. En otras palabras, las imágenes de archivo están aún por venir; son todavía una infancia muda y huérfana.

arafat fedayin-DOS METROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: