Nada que ver, por Santos Zunzunegui

Mudanza 1    Algunos de los films esenciales del siglo XX se han construido sobre la paradoja de hacer de la idea de la ausencia (e incluso de aquello que carece de imagen) su centro estético. Es el caso singular del monumental Shoah (Claude Lanzmann, 1985) en el que se levanta una obra cinematográfica a partir de lo que algunos autores han denominado “la cosa más irrepresentable del siglo XX” (Gérard Wajcman). La película se concibe como la forma de reconstruir un hueco, de dar imagen aquí y ahora a ese acontecimiento (el Holocausto) que se quiso, por parte de sus autores, como carente de cualquier huella. Como le decía a Simon Wiesenthal (en testimonio recogido por Primo Levi) uno de sus guardianes en Auschwitz: “ninguno de vosotros sobrevivirá para testimoniar y si alguno escapa nadie le creerá”. Si el exterminio y su borrado se cimentaron en una cuidadosa organización política de borrado de huellas, prolongada en nuestros días por el negacionismo, el trabajo de Lanzmann se basa sobre hacer ver eso que no tiene imagen y, lo que no es menos importante, hacerlo ver no a través de cual o tal objeto pretendidamente probatorio (las filmaciones o fotografías coetáneas) en el que se coagulara la huella fehaciente del pasado sino a partir de un presente radical en el que se inscribe a fuego esa ausencia constitutiva.

Es en la filiación directa de este tipo de prácticas artísticas que intentan devolver a la realidad todo su peso específico y al espectador su capacidad de ver mediante la utilización de los poderes iluminadores del arte (lo que tiene la capacidad de hacer ver) donde viene a situarse la última obra maestra de Pere Portabella: Mudanza (2008). Realizada como una pieza específica para la exposición Everstill/Siempretodavía que tuvo lugar el año pasado en la Casa-Museo de García Lorca en Granada, sus veinte minutos de duración levantan acto de la operación de vaciado de la Huerta de San Vicente (la casa de verano de la familia García Lorca) de todos los muebles y accesorios que en ella se albergan habitualmente hasta que el espacio que los contenía queda vacío, mondo y lirondo, sólo habitado por la fantasmal ausencia que ya vivía en él pero que hora se hace aún más patente. Mientras tanto los objetos que hasta entonces han sido considerados como los guardianes de la memoria del poeta asesinado son, debidamente embalados, depositados en un guardamuebles a la manera de los que coleccionaba Charles Foster Kane en Xanadu.

Pere Portabella siempre se ha movido bien en el terreno de la alegoría y esta película reincide en esta manera de ver las cosas. En plena polémica sobre las formas de recuperar la denominada “memoria histórica”, su trabajo en Mudanza no se ubica sobre el terreno del documento bruto, de la exhumación de unos restos a cuya presencia se concede un valor esencial, sino sobre el de la reconstrucción alegórica de un expolio, de una expropiación, de un vaciado que tuvo lugar hace más de setenta años. La fuerza del film (la fuerza del arte) reside precisamente en que en lugar de hablar directamente de unos acontecimientos, elige un terreno en el que lo que se trata de hacer ver es un vacío que nunca podrá ser cancelado por mucho que se acumulen los fetiches que parecen hablar de él. Y ese hueco que no puede ser llenado es escrutado por una cámara cinematográfica que parece acechar la presencia del fantasma (no estamos lejos de Vampir-Cuadecuc). En el viaje de la película hacia el vacío y el blanco (¿y si la pantalla blanca fuese el final lógico del trayecto de la obra de Portabella?) los espectadores somos obligados a compartir una operación tanto conceptual como sensorial. Porque si el film nos obliga a volver a pensar nuestra relación con la memoria no le haríamos completa justicia si no destacáramos aquello que lo convierte en impagable: su voluntad de devolvernos una presencia real. Siempre. Todavía.

mudanza

Cahiers du Cinéma España, octubre 2008.

Pere Portabella en Tienda Intermedio DVD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: