Los cines de verano, por Fernando Quiñones

CINE CALETA-EXTERIOR    Ya el año pasado tratamos de los familiares y estivales cines de verano, que también pisan la cola al otoño, se empañan de un rubor de niebla fría, según dijo el poeta, y sienten reblandecidas sus pantallas al principiar Octubre, tal y como planas frutas prontas a caer.

Los cines de verano guardan para nosotros encantadores recuerdos y, bien es verdad, sirven más para estar alegremente al fresco, teniendo unas imágenes ante los ojos, que para gozar ampliamente de una película. Las ventajas del cine de verano son tan grandes –o más- como sus reveses, que de todo hay en este mundo y nada se escapa de rositas.

Los cines de verano tienen una personalidad distinguida, una personalidad que se les acrecienta con el emplazamiento y así vemos, por ejemplo, la gracia enorme de ese cine gaditano donde, a lo mejor, están poniendo un truculento reportaje polar y ven los espectadores a los honestos árboles de los alrededores moviéndose blandamente a impulsos de aire tranquilo y a los vecinos de las casas contiguas comer gazpacho y charlar con la novia.

A uno le son simpáticos los cines de verano: realmente simpáticos. Al doblar la primavera el filo de su gracia, surgen, brotan, prorrumpen en alegre estallido, generosos porque siempre regalan unas imágenes gratuitas al transeúnte que pasa, simpáticos porque nos brindan frescor y diversión, alegres ellos con alegría de silla de madera que suena, de arena fresca debajo de los pies y de viento en la cara, que es lo que, en verdad, merece la pena.

Como en la bellísima gruta marroquí, donde se dan conciertos flotantes, en Cádiz, en el verano de Cádiz, debían instalarse cines de verano flotantes que, a favor de la marea y del buen tiempo, nos permitiesen comenzar a ver una película en Cádiz, para terminarla, a la buena de Dios, por esas playas espléndidas, por esa bahía plateada que da gloria verla con la luna.

CineBRUNETECalleGarciaCarreras

La Voz del Sur, 22-VII-51. Posteriormente publicado en Celuloide al canto y otros artículos de cine, Alcances, 1999.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: