Cinéma cinéaste (fragmentos), por Marcel Hanoun

 

En 2001 Marcel Hanoun publicó un libro de textos breves y aforismos sobre el cine, Cinéma cinéasta, Notes sur l’image écrite. En recuerdo suyo traducimos, casi al azar, algunos de esos aforismos. 

 

El cine habla de palabra obrera, habla de dar la palabra al mundo obrero, ero ¿acaso se da el cine a sí mismo los medios de darle al cineasta una palabra cineasta, aquella que hace del acto de filmar una palabra obrera en sí?

 

Durante mucho tiempo quise liberarme del corporativismo, de la pesadez económica del cine, de las reglas de factibilidad de la película. Durante mucho tiempo creí que la obra y su creador eran los únicos garantes de sí mismos. Creía que el público era totalmente libre en sus elecciones. Creí también que la crítica podía descubrir, crear, innovar, que la información, la comunicación, la transmisión, no eran palabras ruidosamente huecas, que una película no era más que una película: siendo el documental ficción, la ficción documental.

 

Mis imágenes son imágenes de contrabando, las de un marginal e ilícito comercio; son verdaderas por haber sido trabajadas en falso, frente a verdaderas imágenes de cine, lícitas y pornográficas.

 

El trabajo de la película es menos trabajar la película que ser trabajado por ella.

 

No hay una imagen y luego otra, una imagen a otra encadenada, yuxtaposición de acontecimientos, cada imagen adviene de la otra, a la otra ligada, por la otra inventada.

 

Tomarás conciencia, al poner en marcha la mecánica de tu cámara, de que esta mecánica forma parte indisociable de la mecánica celeste.

 

No es la amplitud de la sala lo que cuenta, su capacidad de acogida, es el espacio de libertad de la película.

 

Todo lo  que es simple y justo suena familiar a nuestros oídos como si nuestros ojos no dejasen de abrirse en el instante único de nuestro nacimiento, como si nuestra llegada al mundo, nuestro asombro, se renovara siempre, constantemente, como si el lugar de nuestro nacimiento estuviera allí donde nos encontramos, es decir en todo lugar, allí donde nuestra conciencia nos hace nacer y nos abre a nosotros mismos.

 

Paradoja: desde lejos, un hombre viene hacia una cámara hasta acercarse a primer plano, sin embargo va hacia su desaparición…

 

Atrapamos imágenes que encerramos en jaulas cuando podríamos dejarlas libres y filmar su vuelo.

(…)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: