Godard con pochoclos, entrevista en los Inrocks 1

 

¿Por qué su Histoire(s) du cinéma está atravesada por la idea del fin del cine?

El fin de cierto cine, de cierta idea del cine que viene del siglo XIX y que empezó a desaparecer después de ciento veinte años, reemplazada por otras ciraturas técnicas, otras máquinas y otras culturas, que ya no se relacionan con la representación y con el arte de Grecia y de Homero. Ese arte como la idea de la vida y de la creación desaparece, para pasar a otra idea. Un cambio mucho más rápido y definitivo que el final de la perspectiva.

 

¿Lo entristece la muerta de ese cine?

No puedo decir que esté celoso de Spielberg. Pero en el fondo lamento tener menos ocasiones de ver películas que me gusten: hay muchas menos que antes y todo es menos nuevo. Vi una película de Kitano, Hana-bi, que me apreció espléndida, pero no tengo necesidad de ir a ver otras, que probablemente no me parecerán tan buenas. De Kiarostami vi una película magnífica y otra mala, no fue capaz de hacer tres buenas películas seguidas. Capacidad que, por cierto, a mí también me falta. Hay una baja considerable de la media. En mis películas hay momentos buenos y otros sin ningún valor, y películas completamente fallidas. Hacer, como Hitchcock, seis o siete películas seguidas en las que estén todas las bases del arte es excepcional.

 

¿Cuando se podrán ver los ocho episodios de Histoire(s) du cinéma?

Todos mis derechos se los quedó Gaumont, que ayudó a hacer las películas. Las películas se pasarán dentro de un año. Es ridículo, pero ¿qué se puede hacer? Me gustaría que las pasaran por la tele que después salieran en video. Pero es imposible hablar de eso con Gaumont. Estoy en la misma situación que Edgar Ulmer cuando hacía películas para la Fox. Como Edgar Ulmer, me gusta haber tenido que pasar por todas las situaciones del cine: hacer películas con mucho éxito, hacer otras que no funcionaron, hacer películas como las últimas que no sólo no anduvieron, sino que ni siquiera se estrenaron, casarme con una actriz…. Siempre hay una situación más. Pero bueno, el mundo cambia… Levantarnos a la mañana y ponernos el pantalón ya es todo un éxito. Hoy prefiero como todo el mundo una mala película norteamericana que una mala película búlgara. Es algo que me intriga ¿por qué nos atiborramos de esas grandes películas norteamericanas? Vamos, compramos pochoclos… Y después lloramos, preguntándonos por la vergüenza que estamos pasando. Junto con otros yo me he dedicado a alabar muchas películas norteamericanas que nadie apreciaba, como las de Ulmer y Hawks. Incluso considerábamos a algunas productoras como autores: las películas Warner no eran iguales a las de Columbia. Así que no tengo que arrodillarme ante Spielberg, como el público y la crítica actuales. En primer lugar porque no es muy bueno, y además, porque es deshonesto. Incluso cuando se dice que no es muy bueno, muchos medios utilizan seis páginas para decirlo. Pero nadie los obliga, son ellos los que se ponen en esa posición, así que después no se quejen… Spielberg es el representante máximo de esa mentalidad, como Bill Gates dentro de la informática.

 

¿Fue a ver Rescatando al soldado Ryan

Sí, por curiosidad, porque Anne-Marie y yo no somos sectarios. Si nos hubiera gustado lo habríamos dicho: hizo un montón de porquerías y después este film formidable -porque había leído en los diarios que era formidable. Entonces, fuimos a verla… Y nos dimos cuenta de que el mundo empeora, que el nuevo Citroën es peor que el viejo… Después de esa famosa media hora del Desembarco, que es correcta, en donde reconozco por momentos cierto talento, y no un talento cierto, o un talento incierto que tuviera el encanto de la incertidumbre; esperamos la continuación y nos dimos cuenta de que ya vimos lo mismo una y otra vez. Spielberg es astuto, sabe lo que hace. Está metido en el éxito con ingenuidad, en lo que hace que Anne-Marie y Jean-Luc vayan a ver su película, compren pochoclo, lloren y vomiten.

 

Continuará…

 

 

Entrevista Frédéric Bonnaud y Arnaud Viviant. Recogida en Los Inrockuptibles edición argentina, noviembre 1998.

 

Jean-Luc Godard en Tienda Intermedio DVD. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: