Solo una catástrofe puede liberar los costreñimientos del tiempo, por Paula Andrea Toro

La Jetée, obra del francés Chris Marker, es una pieza clave del cine moderno no sólo por lo que su reflexión al interior de la imagen desencadena en la formación de nuevas propuestas cinematográficas sino por lo que nos dice hoy una ficción futurista que cala tan profundamente en la era de la ciencia-simulación. Pero quizá su eficacia a través de las generaciones está en que estas contribuciones reunidas dicen mucho más: la invención de nuevas posibilidades para la imagen, exploración que desde el seno de la Nouvelle Vague -recordemos la imagen como pantalla en GodardMarker sabrá llevar como una estrategia visual que nos traslada, más que a la primigenia de la imagen cinematográfica, hacia su encuentro con el collage y comprendiendo además el sentido que tomará la imagen, un aspecto que es ya tan familiar en el presente imagen-información. Marker sabe sacar partido de esta condición, de allí que sea el tipo de visionario al que se le quiere imitar para comprenderle y que al mismo tiempo, su pequeña obra (por su tamaño: 20 minutos aproximadamente de duración, y por su sincretismo: el formato de foto-fija) no puede ser copiada, no sólo porque sería evidente sino porque algo en ella parece permanecer siempre inalterable…

La Jetée ha sido introducida en el género de ciencia-ficción quizá por su tratamiento sobre el viaje en el tiempo o viaje a través del tiempo; sin embargo, es difícil comprender hasta qué punto se trata de una narración futurista pese a su procedencia literaria en la que quizá es mas claro el género al que aspira, ya que no es una película de ciencia ficción habitual; parece incluso ir en contra de lo que esto significa. Esto se debe como aspecto mas evidente a que es una ficción donde el futurismo no recurre a la elaborada abstracción o proyección de los límites del tiempo presente hacia un mundo posible, en este caso, digámoslo así, se prefiere tomar el pasado, de allí la importancia de la memoria que a través de la imagen o de las imágenes en las cuales se dan los recuerdos, toman el rol de ese mundo posible. Pero incluso el pasado no está necesariamente cargado de marañas futuristas; si hay alteración en él es justamente la que se genera tras recobrar una experiencia pasada -el delicado misterio del déja vu– y es este misterio el que la narración en la película convierte en ficción.

Marker parece saber lo que quiere, no hace falta una estrategia espectacular para que el misterio que separa la realidad del recuerdo sea revelado por el montaje; aún más, el director prefiere, como diría Jean Luis Schefer en su articulo A Propos de la Jetée, desnaturalizar la ficción, allí la experiencia de recobrar el pasado no toma la forma de una reminiscencia ya que el sujeto no puede aspirar a esa conexión inesperada entre los objetos y el estado de la memoria que le permitirá dar con una experiencia que creía perdida, Marker descarta esta idea tomando la imagen como pura duración, así, no hay otra manera de memoria que la imagen, como continúa Scheferel tiempo verdadero del sujeto de la experiencia no está constituido por esas imágenes invisibles (síntesis de olores, de sonidos, de formas, de vagos afectos) que hacen su escritura viva y toda su prescripción simbólica, sino de imágenes ajenas que lo encuadran“; se comprende por qué la foto-fija hace tanto en el montaje de esta película; como medio y forma la fotografía es allí un medio privilegiado, a ella le debemos no sólo que nos cuente la historia con la ayuda de la voz en off del narrador sino que es ella lo único que podemos obtener de la realidad (presente-pasado y futuro) como el personaje que recobra sus vivencias a través de imágenes; Marker pone al espectador bajo la misma delimitación que sufre el héroe frente a sus recuerdos, ambos son cazadores de huellas. Este es el recurso más perverso de su lenguaje, todo en cuanto visible no es más que una huella, he ahí la fascinación que despierta esta película a los teóricos de la fotografía (Susan Sontag, por ejemplo) como a los artistas plásticos, ¡allí no hay nada mas que huellas, palimpsestos! Pero de otro lado es hermoso, ya sometidos a la imagen-recuerdo, Marker nos da muestras de un mundo fluido, el movimiento de los parpados de la mujer al despertar, única secuencia en movimiento en toda la película, es una maniobra impecable.

Y el autor elabora el más calculado mundo futurista donde la memoria a través de la imagen hace de principio de todos los viajes, una verdad que aunque tenemos frente a nuestros ojos ya no vemos. Pero esta verdad sólo tiene sentido si, como lo vio Marker, el viaje es tomado en cuanto experiencia de renovación, esto nos recuerda al turista que pretende hacer una nueva vida alejada de su trabajo y de su familia en un lugar exótico con la ayuda de una cámara fotográfica. Marker recurre a otro lugar exótico, a la guerra; y aunque es una estrategia común en la ciencia-ficción, éste es otro aspecto en el que la película desborda los límites del género, el viaje es desencadenado por una catástrofe, de esta manera la renovación cobra un sentido mayor, allí se liberan los constreñimientos del tiempo. La memoria sólo puede ser un lugar paradójico: un hombre ve su propio fin y es lo único que le pertenece, la naturaleza humana abominable en la que también hace parte la posibilidad del recuerdo en el que puede llegar a producir algo nuevo, la del espectador y el cine.

(Extraído de http://www.colectivo-rousseau.org/joomla/index.php?option=com_content&view=article&id=93:la-jetee-de-chris-marker&catid=22:criticac&Itemid=20 )

Chris Marker Intermedio DVD

· Cofre Chris Marker en Tienda Intermedio DVD 24’95 € Gastos de envío por mensajería incluidos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: