The Filmmaker-activist and the collective: Robert Kramer y Jean-Luc Godard, por Donal Foreman

A todos los cineastas que aceptan reglas limitadas, reglas socialmente determinadas de claridad de exposición, que piensan que las películas deben utilizar un vocabulario socialmente aceptado para ser “convincentes”, les decimos, esencialmente: “Usted solo trabaja, sea cual sea su razón, cualquiera que sea su supuesto contenido, para apoyar y reforzar esta sociedad”. Ellos son parte de los mecanismos que mantienen la estabilidad a través de la re-integración, sus películas están ayudando a sostener todo eso  y, por último, cualquiera que sea la manera es que usted se describe a sí mismo, usted ya ha elegido uno de los lados. Su sentido del orden y la forma es ya una opción política. No me hables de “contenido”, pero si lo haces, te diré que no se puede abarcar nuestro “contenido” con esos sentidos legislados y aprobados, que las cosas no se entienden si se tratan de esa manera. No hay tal cosa como el contenido revolucionario o el espíritu revolucionario, establecidos para la inspección y venta en el mostrador del sótano de un tendero.

Robert Kramer

El problema no es hacer películas políticas, sino hacer películas políticamente.

Jean-Luc Godard

El impulso inicial para esta tesis fue el deseo de echar un vistazo más de cerca a los cineastas que han estado profundamente involucrados en un intento de promulgar y realizar un cambio social y político a través de su trabajo.

Por supuesto, una amplia y dispar muestra de cineastas pudiera ser caracterizada en eso términos, casi todos los cineastas desean que su trabajo tenga algún tipo de impacto positivo, así que pronto se hizo evidente que esta preocupación inicial necesitaba ser más refinada y específica con el fin de facilitar la investigación y el desarrollo de una tesis. Esto se logró al centrarse en un determinado período histórico, los movimientos de izquierda de los años 1960 y principios de los 70, que se ubicaron alrededor de Nueva York y París, en una forma particular de politización del cine, que se describe a continuación, y, a la vez, dentro de esos contextos, seleccionando sólo un director de cine de cada país: Robert Kramer de los EE.UU., y Jean-Luc Godard, de Francia.

La convergencia del cine y la política de izquierdas en la década de 1960 fue algo que me pareció particularmente interesante, sobre todo por que la convergencia ha dado lugar a ciertos modos radicales y estilos de hacer cine que, a mi parecer, se han convertido en algo muy poco frecuente en el cine más reciente. Por los modos de hacer cine, me refiero de forma práctica al proceso de filmación en que se organiza: la financiación, planificación, producción, post-producción y distribución. Por los estilos de hacer cine, me refiero a la forma en que el cine se ha diseñado y estructurado: de cámara, edición, diseño de sonido, organización narrativa. Aunque hubo, por supuesto, muchos cineastas durante este período que emplean otros medios de transporte convencionales y estilos, los realizadores más comprometidos y políticamente agresivos (que, significativamente, a menudo eran activistas políticos fuera del cine) parecían compartir un cuestionamiento crítico de los modos establecidos y estilos, y el deseo de crear otros nuevos. Esto no fue sólo una rebelión generacional, un hambre de algo fresco y original, sino que surgió de un análisis politizado del modo y estilo, influenciado por el activismo político contemporáneo y la teoría.

Dentro de esta nueva perspectiva, no era posible hacer simplemente una película de Hollywood con las modalidades establecidas de producción y distribución y las convenciones establecidas estilísticas y narrativas, e insertar en ellas un conjunto de mensajes radicales anti-guerra y anti-capitalistas. No fue posible debido a que las convenciones no eran neutrales y tenían serias implicaciones políticas propias, las implicaciones que sobreescribían cualquier mensaje que se pudiera tratar de propagar desde dentro de ellas. Como Kramer escribió, eran “ya una decisión política“. La famosa distinción de Godard entre hacer películas políticas y la realización de películas políticamente es quizás el más fuerte de destilación de esto: si están presentando mensajes políticos, pero no han considerado las implicaciones políticas de sus modos de producción y distribución o su estilo de rodaje y de montaje, usted no está haciendo películas políticamente.

Kramer y Godard fueron claramente quienes a nivel consciente trataron de hacer esto, sin embargo, ambos estaban trabajando en diferentes culturas, procedentes de diferentes orígenes, con diferentes tendencias artísticas y temperamentales, y diferentes filiaciones políticas y compromisos. En consecuencia, los modos alternativos y estilos del cine desarrolladas por cada uno, fueron divergentes en muchos aspectos. Pero lo que Kramer y Godard fundamentalmente comparten, en la parte más visible de su punto de vista profundamente politizado, de modo y de estilo, es un compromiso con la práctica colectivista.

El colectivo representa el cambio más radical en el cine político, por lo general significa una transformación en la financiación (a menudo de origen individual, colectiva, o a través de grupos políticos), la planificación y la producción (a menudo realizada con métodos democráticos o anarquistas) y distribución (a menudo auto-organizados u organizados en conjunto con los grupos políticos y comunitarios y  sus redes de soporte). Se trataba de un fenómeno sorprendentemente común en los 60 en Francia, y cada vez más emergente en los EE.UU, y los colectivos de los que Kramer y Godard fueron parte – Newsreel y el Grupo Dziga Vertov (DVG), respectivamente- son ahora los más conocidos de la era. Al final, la obra de ambos cineastas no alcanzó el ideal colectivista, pero era un ideal que fue sin embargo el centro de su cine durante este período.

Jean-Luc Godard - Robert Kramer - Cofres Intermedio DVDEste texto es una extracto de la introducción al libro-tesis de Donal ForemanThe Filmmaker-activist and the collective: Robert Kramer y Jean-Luc Godard“, del que hemos traducido estos párrafos para su publicación en el blog y que se puede leer íntegramente -en inglés- en la web del autor en la dirección siguiente: http://donalforeman.com/writing/kramergodardintro.html

· Cofre Jean-Luc Godard y el grupo Dziga Vertov en Tienda Intermedio DVD

· Cofre Robert Kramer en Tienda Intermedio DVD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: